LUTERO, Testigo de lo que aún nos falta

José Arregui

El 31 de octubre se cumplían 500 años desde que Martín Lutero, hombre de mente y de fe iluminada, genio de la palabra y de la escritura, publicara sus célebres 95 tesis. Un texto profético, que marcó el comienzo de las Reformas protestantes y de una nueva Europa.
No hay derecho -denunciaba Lutero- a que el Papa venda indulgencias. No hay derecho a que a pobres y ricos -sobre todo a los pobres- les haga creer que después de la muerte podrán quedar libres del terrible fuego del purgatorio a cambio de dinero. No hay derecho a que amargue los gozos de la vida presente con la amenaza de castigos futuros. No hay derecho a que utilice las creencias y los miedos de la gente para llenar su bolsa y las arcas del Vaticano. Está en juego la fe, la vida, el Evangelio.
El Papa declaró hereje a Lutero, y le plantó ante la alternativa canónica: o retractación o excomunión. "No puedo ni debo retractarme contra mi conciencia. Que Dios me ayude. Amén", dijo Lutero. Fue excomulgado. Y se convirtió en profeta hereje.
¿Un profeta hereje? Todos los profetas, de un modo u otro, han sido herejes tanto en las religiones como en la política, e incluso a veces en las ciencias.
Jesús fue por excelencia un profeta hereje.  
Lutero denunció y reformó el rígido sistema dogmático y moralista, clerical y jerárquico, aliado de la riqueza y del poder, en que se había convertido la iglesia itinerante de Jesús. Fue profeta.
Y si algo se le debe reprochar es que no lo fuera hasta el fin, que acabara haciendo de su propia profecía herética una nueva ortodoxia y condenando a sus propios disidentes y aliándose con los príncipes para sofocar la liberación de los campesinos.
A pesar de todo, fue y sigue siendo testigo del Evangelio. Testigo de que es la confianza, no el dogma ni el rito ni la moral, la que nos sana y transforma. Testigo de que es el Espíritu viviente, no la sumisa repetición de la letra, lo que hemos de buscar en cualquier texto del pasado. Testigo de que son la libertad y la compasión de Jesús, no las viejas estructuras jerárquicas, las que harán de la Iglesia hogar y sacramento de humanidad. Y, por sus propias sombras, también es testigo de lo mucho que le faltó y nos falta todavía para ser de verdad Iglesia evangélica, profética y reformadora.

Recibe Utopía

Apúntate y recibe la revista Utopía en tu correo.

Free Joomla! template by Age Themes