LAS CARTAS A LOS REYES MAGOS

José Alberto Valdecañas

—Oye, José Alberto, ¿ya has escrito la carta a los reyes magos?
—Este año he estado un poco perezoso; estaba terminando de escribirla justo ahora, con ayuda de algunas ideas que he encontrado por ahí, como en la revista Misión, entre otras. Aunque igual llega un poco tarde, sobre todo a los lectores.
—Da igual, ¿me la enseñas?
—No sé si te gustará, porque es un tanto atípica.
—Déjamela leer, así podré opinar.
—Te la leo yo. Dice así:
«QUERIDOS REYES MAGOS: ESTE AÑO, NO SEÁIS TAN GENEROSOS…
Queridos Reyes Magos:
Cada Navidad os esmeráis, con toda vuestra generosidad y buena intención, en traer a nuestros pequeños y también mayores cuantos más regalos, mejor. Además, visitáis tanto la casa de sus padres como las de sus abuelos y tíos.
Y digo yo, si durante el año los padres se esfuerzan en educar a sus hijos en la sobriedad, ¿por qué se les olvida al escribiros la carta?
Como sabios que sois, sabéis que nuestros hijos probablemente reciben más regalos de los que deberían. Y esto es algo que puede resultar perjudicial para su desarrollo, pues la acumulación de regalos hace que el niño pierda la ilusión, se disperse con facilidad y que, a largo plazo, pueda convertirse en una persona caprichosa, egoísta y consumista.
Los psicólogos dicen que eso es el “síndrome del niño hiperregalado”. “Hiperregalar a un niño hace que se sienta continuamente insatisfecho porque los regalos pretenden llenar un vacío que no se satisface con juguetes”.
Vosotros mismos sabéis que todo esto acarrea unas serias consecuencias como la poca tolerancia a la frustra­ción, porque han obtenido miles de gratificaciones sin razón ninguna; apreciar menos lo que tienen, porque no se han esforzado por conseguirlo; y que se conviertan en personas materialistas, ya que pueden llegar a valorar a sus compa­ñeros en función de la cantidad de regalos que hayan recibido. También hace a los niños insaciables, pues cuando ya han obtenido algo siempre piensan en qué van a recibir después.
Así que, con todo el cariño, queridos Reyes Magos, este año: ¿podríais traer menos regalos y más tiempo juntos para todos?»
—Espero te haya gustado.
—No sólo me ha gustado, sino que vale para chicos y grandes.

Recibe Utopía

Apúntate y recibe la revista Utopía en tu correo.

Free Joomla! template by Age Themes