LAS DIFICULTADES DE SER JOVEN EN ESPAÑA (*)

Redacción

Cada generación se enfrenta a sus propios retos. Los jóvenes actuales, nacidos entre los ochenta y los noventa, han tenido la suerte de crecer en un país más próspero, más abierto y más libre. Sin embargo, en su paso a la vida adulta se han dado de bruces con una triple crisis: la económica, la social y la institucional. Esto ha despertado un sentimiento de desesperanza e indignación que se ha traducido, entre otras cosas, en la aparición de nuevos partidos políticos.
En España tenemos un problema de desencuentro entre generaciones pues, unas y otras, parecen vivir en condiciones cada vez más diferentes, usan criterios de valoración cada vez más alejados, hablan idiomas casi paralelos y tienen dificultades y expectativas muy distintas.
Los retos siguen ahí, levantando un muro invisible entre generaciones. Educación, desigualdad, mercado laboral, Estado del Bienestar, emancipación y nueva emigración son los cimientos del muro. Los jóvenes españoles sufren en mayor medida que el resto de jóvenes europeos, el problema del desempleo, la precariedad laboral, el fracaso escolar y las dificultades para formar una familia.
Formar una familia se ha convertido en un deporte de riesgo. España ha pasado de ser, hace 40 años, uno de los países europeos con más natalidad a estar hoy en el vagón de cola. Entre otras razones por la falta de ayudas a la emancipación, el alto precio de la vivienda , la proliferación de empleos precarios o la ausencia de escuelas infantiles gratuitas.
Ningún país puede afrontar su futuro con optimismo y con vigor si no es capaz de reunir, en torno a códigos culturales, palabras, horizontes e instituciones y derechos comunes, a sus generaciones mayores y más jóvenes. Si no restablece un diálogo entre lo mejor de lo que ha sido y lo mejor de lo que puede ser.

(*) El muro invisible. Las dificultades de ser joven en España. Politikon. Debate, 2017

Sanidad pública universal

César Cortijo

Sólo un sistema público universal
puede poner en el centro a la PERSONA
y no el beneficio.

La Sanidad Pública Universal en España ya no es Pública, ni Universal, ni es casi sanidad porque no se centra en la Persona sino en el Beneficio.
En el año 1997 se aprobó la Ley 15/97 que “habilitó nuevas formas de gestión del Sistema nacional de Salud”. Se abrió el melón a la privatización y se incorporó a la iniciativa privada en la gestión de los centros sanitarios para mejorar su eficiencia.
Los conciertos, las externalizaciones, las derivaciones y la privatización de hospitales y centros de salud, van en aumento. Aparece la lógica del mercado: el beneficio. El concepto de salud/enfermedad aparece en el mercado, hay negocio, se mercantiliza la salud y la enfermedad.
Por otro lado, desde el 2012 con la ley 16/2012 la Sanidad ya no es universal. Ataca de forma directa y grave a los más vulnerables: jóvenes, parados, inmigrantes y pensionistas. Aparece el copago (farmacia, transporte, dietas…), disminuyen las prestaciones, hay personas que se quedan fuera del sistema, hay menos personal (34.000 médicos y enfermeras menos y en peores condiciones laborales), se cierran camas y aumentan las listas de espera.
“¿Esta es la Europa en la que hay que creer? El PACIENTE se ha convertido en CLIENTE. Mercadean con nuestras vidas. El gasto público en salud ha bajado del 6.5% del PIB en 2010 al 5% en 2015 (un 20%!!)
Las aseguradoras privadas de salud han aumentado un 20% su facturación en esos mismos años hasta los 6.450 millones de euros. 9 millones de españoles ya tienen un seguro de salud.
Mientras tanto, fondos de inversión, bancos y constructoras compran y venden hospitales. Y políticos sanitarios provienen o recalan en empresas privadas sanitarias (Boi Ruiz, Lamela, Burgueño, Güemes,…). ¿Acaso interesa que esto de la Sanidad Pública no funcione? El mercado, el capital, los gestores y especuladores sin escrúpulos creen que sí.
Sin embargo sólo una Sanidad Pública Universal puede garantizar la equidad, la eficiencia, la cohesión social, la solidaridad, la Salud Pública, la fortaleza de una comunidad de gente sana y cohesionada, la justicia, la solidaridad y la “buena medicina”.

Recibe Utopía

Apúntate y recibe la revista Utopía en tu correo.

Free Joomla! template by Age Themes